Djao

Mamadou dejó atrás Costa de Marfil, cruzó el Sahara y el Mediterráneo.
Ahora, en Francia, como un refugiado no reconocido oficialmente,
sobrevive realizando pequeños trabajos.
Juega al fútbol y baila, para olvidar.

Djao

Mamadou dejó atrás Costa de Marfil,
cruzó el Sahara y el Mediterráneo.
Ahora, en Francia, como un refugiado
no reconocido oficialmente,
sobrevive realizando pequeños trabajos.
Juega al fútbol y baila, para olvidar.