En Indonesia, amantes de la mítica moto Vespa tunean sus modelos en una competición sin límites.

Estos conductores rebeldes no pasan desapercibidos al llevar hasta el extremo el arte de tunear sus Vespas, una pasión que va más allá de la estética para convertirse en una hermandad cuya creatividad esconde una meta común: la búsqueda de otra forma de felicidad, sobre ruedas.

Dirigido por Marc Aziz Ressang y Daniel Agha-Rafei
Subtítulos: Consuelo Maldonado

Entrevista

Marc Ressang
Realizador

“La gente que se reclama
de la “hermandad“ de la Vespa
es extremadamente acogedora.”
  • ¿Puede hablarnos de usted?

 

Soy fotógrafo y director de cine de origen holandés aunque he vivido durante los últimos nueve años en Asia, la mayor parte, 8 años, en Shanghai y China. Ahora vivo en Saigón (Ho Chi Minh), en Vietnam. Me dedico principalmente a la realización de proyectos comerciales dedicando mi tiempo libre a mis propios documentales basados en Asia, como este.



  • ¿Cómo diste con el joven de tu documental?

 

Primero, a través de un amigo, Muhammad Fadli, tuve conocimiento de la existencia de la comunidad de Vespas tuneadas. Hice algunas búsquedas y no encontré ningún documental que reflejara lo que se siente al ver y rondar el mundo de estas motos fuera de lo común. Así que, rodé un video al estilo “grunge” respetando la naturalidad de sus vivencias.

Rebel Riders | 99.media
  • ¿Cómo definirías a esta comunidad y el “libre albedrío” de sus miembros?

 

La gente que se reclama de la “hermandad“ de la Vespa es extremadamente acogedora. Funciona como una cantera que nutre a sus miembros y en la que los niños aprenden trabajando juntos. No he visto algo así fuera de Indonesia.

Las creaciones surgen de la nada y la búsqueda de soluciones caseras es la tónica. La barrera del lenguaje supuso un freno a la hora de realizar las entrevistas, pero no hay nada que no pueda conseguir la camaradería en torno a un café o un cigarrillo, todos se mostraban orgullosos de mostrarme sus creaciones.



  • ¿Cómo fue sobre el terreno?


Filmamos con una Panasonic GH5, una cámara Blackmagic Pocket y un sistema de estabilización DJI Ronin-S durante seis meses acompañándoles en cinco viajes diferentes. Sabíamos que tendríamos que movernos mucho, así que, teníamos que asegurarnos de que todo cabía en una mochila. Muchas tomas a lomos de una moto están lejos de ser ideales.



  • ¿Cuáles son tus proyectos actuales?

 

En estos momentos estoy trabajando en un proyecto de video sobre la religión popular en Myanmar aunque puede que me lleve más tiempo acabarlo debido a la situación actual.



  • ¿Algo que decir a nuestra plataforma 99?

 

Es difícil mantener la atención al mismo tiempo en la historia y en la parte visual cuando se trata de un documental en lengua extranjera con subtítulos en inglés, por eso, 99 es una idea genial, ya que, a través de esta plataforma, se pueden compartir videos de lenguas diferentes procedentes de horizontes muy diversos. Gracias por acoger este proyecto documental.